¿Cómo ahorrar en mi factura de agua?

Diferentes estudios realizados demuestran que el consumo medio de agua por persona al día, en los países desarrollados, viene a ser el doble de lo necesario, siendo la lavadora, la ducha y la cisterna los elementos sanitarios domésticos que más gastan.

Entonces ¿cómo ahorrar más agua?

Una primera medida sería poner en práctica la recuperación de agua de lluvia en nuestras casas y/o negocios, en definitiva, ser más autosuficientes y ecológicos. La recuperación de agua de lluvia es una técnica ya utilizada por nuestros antepasados para almacenar agua de gran calidad sin apenas esfuerzo. Si analizamos el consumo actual de agua en un hogar, nos encontramos con la paradoja de que estamos comprando un caro recurso que nos cae gratuitamente del cielo. ¿Por qué no ahorramos y recuperamos esta agua?

Simplemente con un chubasco de 30 L/m2 y con una superficie de recogida del 150 m2 (1,614 p2), tenemos una reserva de 4,500 L (1,188 gal) de agua gratuita de perfecta calidad.
El agua es la vida y el equilibrio necesario para nuestro medio ambiente. En ocasiones existe en abundancia y en otras escasea; es por eso que la óptima gestión de este bien de la naturaleza es una necesidad y un reto para la sostenibilidad de nuestra sociedad.

A parte de las consecuencias medioambientales al sobreexplotar este recurso, su misma escasez y asimismo, los caros tratamientos para su potabilización, desalinización o el mismo transporte hasta el consumidor, hacen que el costo del agua esté creciendo vertiginosamente. Esto está repercutiendo en el precio del consumidor, que continuará aumentando en el futuro.